Seguidores

viernes, 13 de noviembre de 2015

Mesita Pretty

Aquí estoy, preparando este post sobre segundas oportunidades y me viene a la cabeza el año 1994.
¡Si, si! ¡1994!



Yo tenía 14 años y como si de algo histórico se tratase, nos reunimos unas amigas en casa de una de ellas para ver el maravilloso, inigualable, único y esperado estreno en televisión de la que se convertiría en nuestra película favorita durante unos años:
Pretty Woman.



Qué tiempos aquellos...



Recuerdo que nosotras, que ya nos creíamos mujercitas, nos pintamos los labios para la ocasión con un gloss que llevaba una de ellas, María.




No es qué fuéramos al cine ni nada de eso, en realidad la película se estrenó en 1990. pero era la primera vez que la emitían en televisión.




Así, que allí estábamos nosotras, sentadas en el sofá de casa de una amiga, con los labios pintados y esperando ver lo qué algunas chicas, mayores que nosotras, nos habían contado sobre el peliculón de aquella noche.



Entonces, los catorce años no eran los de ahora y aquello de ver una película de "esa características" nosotras solas... uff! Era lo más!



Durante años fue una de mis películas favoritas, y la veía muchísimas veces porque he de decir, que cómo no, la tenía en VHS.



Ahora hace años que no la veo, porque me da miedo.



Miedo de darme cuenta que ha pasado el tiempo,
y de que algunas cosas ya no las vives con la misma ilusión de cuando eres joven...
No se si me entendéis, prefiero guardarla en mi corazón y en mi cabeza con las sensaciones y sentimientos que ella me despertó y pensando en el cuento de hadas, americano, pero al fin y al cabo, cuento de hadas!
El sueño americano por exilencia...



Entonces veo la mesita y pienso...



Y si después de tanto tiempo... alguien la vería así!!
Despertaría alguna ilusión, algún sueño...?





Todo el mundo tiene un sueño...
¿Y tu? ¿Cuál es tu sueño?