Seguidores

viernes, 17 de abril de 2015

La puerta sorpresa

-¡¡Hola Ana!!
¡¡Tengo una sorpresa para ti!!



Tras pensar durante unos instantes en qué sería aquello que con tanta alegría me quería sorprender, intenté adivinar la sorpresa:




(Conociéndole como le conozco, no os extrañe que mis intentos de respuesta sean estos)

-¿Has comprado el pan?
-Fríoooo



-¿Hoy acabas antes de trabajar?
-Ójala, pero no! fríoo...



-Me has comprado algo?????
(Eso sí que me extrañaría)
-No!! Frío... 



-¿Nos ha tocado la lotería?
-Noooo!!! Fríooo



-¡Me rindo!! Dímelo!!
-Te he traído algo que seguro, o eso espero, te hará mucha ilusión!!



-No me digas más... ¡Te has encontrado algo! 
-Siii!! Menos mal!! , y espero que te guste... porque voy todo el día con esto encima, lo he dejado en el despacho y mis compañeros ya me llaman Diógenes!!









-¡¡¡¡Enséñamelo!!!
-Mira. ¿Te gusta?
-¡Me encanta! 



Y le abracé y besé, por si otra vez encuentra algo, para que no dude en traérmelo.
¿Os gusta?














Feliz semana a tod@s