Seguidores

jueves, 15 de enero de 2015

La mesita de noche de Papá

Siempre es por culpa del espacio...
Si no lo tienes, porque no lo tienes, y si lo tienes... porque aún quieres más!!



Es el problema que tengo en la casita de campo en la que pasamos casi todos los fines de semana, vacaciones y veranos.



El dormitorio es bastante grande pero... la peque cuando vamos allí no quiere dormir sola en su habitación, quiere dormir con nosotros, como si de un campamento se tratara...

Así que empujamos la cama a un lado, eliminamos la mesita de noche del lado de Papá y compramos una cama plegable... la cual abrimos y cerramos cada noche y cada mañana...



Papá, claro está, fue el que se quedó sin mesita!! Mamá tenía que poner la lámpara, el vasito de agua, los kleenex, la hucha, el muñequito, la cajita para sus cositas, el ramillete de lavanda para un feliz sueño, el bálsamo labial... en fin, me entendéis, ¿no?.
¡ Mamá no podía prescindir de su mesita de noche!



Pues bueno, encontramos un estante pequeño, de madera oscura y esquinero que podía ir suspendido en la pared... y a que no sabéis cuál fue su lugar???



¡¡Claro!!.¡ La mesita de Papá!. Estaba claro desde el principio... que idea!! Por fin Papá tendría su "sitio".



La pinté de blanco, lijadita para desgastarla, una plantilla y utilicé mi servilleta preferida, una de las de Lucía!!!
¡Qué pena me dió, por favor!! Tendré que reponerla otra vez!!! La utilicé toda y no puedo estar sin ella!!!









A Papá le encantó su nueva mesita de noche,  y... ¿a vosotr@s qué os parece?

Con este post participo en:



Nos vemos,(o leemos) en el próximo post!