Seguidores

lunes, 27 de octubre de 2014

La historia del secreter azul

Fue un flechazo... Si, Si, como lo oís!! Cómo en las películas... al más puro estilo romántico...

Yo iba paseando y lo vi, presencia rotunda, seria, sólida... con marcas del paso del tiempo, vamos... un reto. 





No podía apartar mis ojos de él, así que con mucho disimulo (ese disimulo del que hacemos gala las que hacemos ésto(...)... en fin, os lo podéis imagina...) , me acerqué, le observé, miré alrededor, busqué ayuda y me lo llevé.

Madera pura! Eso me dijo el señor que me lo metió en el coche!!
Y tenía razón, madera pura.

Y así es como comenzó nuestra nueva vida juntos...






No tengo fotos del proceso, pero os lo podéis imaginar...tratar bien la carcoma, masillar, reparar arañazos, lijar bien, renovar los herrajes con una buena limpieza y lijada.... y listo para empezar...









No le di imprimación porque el mueble ya estaba muy seco cuando lo encontré y más cuando lo lijé. 

Pintura acrílica en este color azul fue  la elegida y la trasera la renové con nogalina. El resultado fue buenísimo con la nogalina, la trasera parecía nueva y aunque no se tenía que ver, el contraste con el azul me encantó.










Lijada entre capas de azul, le di dos capas.

La parte delantera del mueble la realicé con la técnica de pincel seco... me gustó mucho el resultado. Desgasté un poco en ciertas partes y le di una capa generosa de cera... el olor me fascina...







Ahora...¡ ya eres mío!, no te dejaré escapar...

Espero que os haya gustado . ¿Qué os parece el color?

Estas es la foto del antes:






Nuestro después está aun por escribir.....


Con este post participo en el blog:
con el desafío de este mes.
El color azul.